Denuncia contra la AFIP macrista por llevar a la quiebra a Oil Combustibles

Los síndicos designados por la Justicia para intervenir en el concurso de la empresa Oil Combustibles pidieron denunciar a la AFIP de Mauricio Macri, por considerar que el organismo buscó deliberadamente llevar a la quiebra a la petrolera. La decisión no tiene precedentes y demuestra que lo que dicen los dueños de la firma es cierto. Cristóbal López y Fabián De Sousa aseguran que el ente recaudador en la era macrista encabezó una persecución en su contra e impidió que la compañía siguiera funcionando. Los empresarios estuvieron en prisión preventiva casi dos años y están siendo enjuiciados por presunto fraude al Estado, con la AFIP como principal querellante. Se trata de un elemento más que podría hacer caer a pedazos el juicio que se desarrolla en Comodoro Py.

Los abogados del estudio Capurro, Rosello y Zaragoza presentaron un escrito ante el juzgado comercial que lleva adelante el proceso de quiebra de Oil. Allí afirman que la administración de Alberto Abad y luego de Leandro Cuccioli realizó maniobras deliberadas para impedir que la petrolera pudiera pagar sus deudas e, incluso, que incrementara las mismas. Para los síndicos, la AFIP macrista “coadyuvó dolosamente en la insolvencia de la empresa”. Por este motivo y apoyados con pruebas documentales, reclamaron que se denuncie a los responsables. Según afirmaron, a partir del año 2016, la AFIP excluyó sin motivo alguno a Oil de los planes de pago por el impuesto a las transferencias de combustibles, que el mismo organismo le había otorgado un mes antes. Según afirmaron los letrados, esto la llevó inevitablemente al concurso de acreedores.

El punto central que vienen denunciando López y De Sousa y que ahora fue respaldado por los auxiliares de la justicia, es que la empresa cumplió con todas las cuotas hasta marzo de 2016, cuando la agencia tributaria le impidió seguir pagando y estableció más de 20 ejecuciones fiscales que trabaron embargos. Esto bloqueó totalmente la posibilidad de operar por parte de la petrolera, que terminó en la quiebra. Para los letrados hubo una “clara hostilidad” oficial.

Además, afirmaron que no había deuda alguna con la AFIP como asegura la acusación en la causa penal, como ya demostró la pericia de la Corte Suprema. Es decir, que era mentira la mora de 8 mil millones de pesos de los que hablaban la querellas comandadas por el gobierno de Macri.

Como ya informó PáginaI12, el juicio que llevó a López y a De Sousa a la cárcel estará interrumpido por las próximas tres semanas, porque uno de los jueces se va de viaje y el otro debe que asistir a un juicio en Bahía Blanca. La semana pasada declaró el empleado de la AFIP que hizo el informe sobre la empresa de López y De Sousa, que sirvió de base para encarcelar a los empresarios. Jorge Schiaffini, , no se acordó ni quien le ordenó hacer dicho informe ni quienes trabajaron con él, ante el interrogatorio de las defensas dijo no recordar buena parte de lo que armó y terminó reconociendo que, por orden de los jefes de la AFIP se constituyó "un grupo de tareas" para hacer un "seguimiento" de Oil. Schiaffini admitió que nunca se hizo nada igual respecto de otras empresas, por lo que su testimonio dejó las acreditadas gravísimas irregularidades.

Cuando se reanude el proceso, el informe de los síndicos resonará en la sala de audiencias de Comodoro Py en boca de las defensas. Sumado a los testigos que no pudieron respaldar la hipótesis de la acusación y a las pruebas abrumadoras que están en la causa, será un elemento más que podría hacer caer todo el proceso.